¿Suerte o mala suerte? Depende de tu enfoque

¿Eres de las que piensan soy “alguien con suerte” o por lo contrario piensas “que mala suerte tengo”? Hay gente que en cuanto le ocurre algo que no le gusta o que representa un contratiempo dice por qué siempre tengo tanta mala suerte?

¿Tienes suerte o mala suerte porque estás convencida de ello o son las cosas que te ocurren que te hacen creer una cosa o otra?

Basandonos en la ley de la atracción según la cual atraemos a nuestras vidas aquello en lo que nos enfocamos y en el hecho de que nuestros pensamientos de hoy crean nuestra realidad de mañana, yo estoy convencida de que somos nosotras mismas las que creamos una cosa o otra. Simplemente depende de tu enfoque.

Por otra parte algo muy importante y que muy pocas veces tenemos en cuenta es que las cosas no son como parecen. Hay situaciones que en un principio parecen catastróficas y pensamos que mala suerte, sin embargo con el paso del tiempo, lo que parecía en un principio algo malo se convierte en algo positivo y vice versa. Te pongo un ejemplo, muy actual. Una empresa acaba de despedir a una de sus empleadas por ser la última que contrataron, su primera reacción: “Qué mala suerte!”. Unos meses en paro, desesperada decide montar su propio negocio de tartas y al poco tiempo es todo un éxito. ¿Hubiese montado ese negocio si la empresa no la hubiese despedido? Posiblemente nunca lo hubiera hecho.

Para demostrarte la importancia del enfoque quiero contarte “la historia del granjero chino”.

Había una vez un granjero chino que perdió un caballo, se escapó.

Todos los vecinos los fueron a ver esa tarde y le dijeron que era muy mala suerte.

Él dijo, “puede ser”.

Al día siguiente, el caballo regresó, y trajo siete caballos con él.

Y los vecinos vinieron y le dijeron “eso es genial, ¿no?

Y él dijo, “puede ser”.

Al día siguiente, su hijo que estaba tratando de domar uno de estos caballos, montándolo, se cayó y se rompió la pierna.

Y los vecinos vinieron en la tarde y le dijeron “eso es muy mala suerte ¿no?

El granjero dijo “puede ser”.

Al día siguiente, vinieron oficiales del ejército, a enrolar hombres, y rechazaron a su hijo, por tener la pierna rota.

Los vecinos llegaron en la tarde y le dijeron “eso es maravilloso”, y él dijo “puede ser”

Todo el proceso de la naturaleza es un proceso integrado de enorme complejidad y es imposible decir si lo que pasa en él es bueno o malo.

Nunca se saben las consecuencias de una desgracia, o nunca se saben las consecuencias de una buena fortuna.

Puedes ver la ilustración de esta historia en video en el siguiente enlace  está en inglés.

En conclusión te dire que si quieres ser una persona con suerte enfócate en lo positivo, piensa que eres una mujer con mucha suerte y seguro que la divina providencia estará a tu lado.

Foto: Aischmidt 

Leave A Response

* Denotes Required Field